Prefiero ser yo mismo a ser bueno

 “Prefiero ser yo mismo a ser bueno”, frase para tu liberación emocional 

     Reconozco que traspasar y trascender esos patrones inconscientes de complacer, manipular y chantajear a los demás para obtener lo que uno necesita, no resulta nada fácil por la sutilidad que los envuelve dificultando el poder detectarlos.

Si aprendiste que dar, o hacer lo que el otro espera que hagas, es ser “bueno” ante ti mismo y ante los demás, es posible que estés atrapado en el engaño de la manipulación y el chantaje emocional de tu propio inconsciente que te hará caer en toda acción y reacción en la que puedas sentirte bueno” ya que esto podría significar que serás apreciado por los demás y dependes de lo opinen sobre ti.

Una de las formas de saber si estás dominado por esos patrones es a través de la propia experiencia e interacción con las personas. 

Observar cómo te sientes ante la actitud de otros hacia ti, o lo que otros hacen contigo, y lo que tú haces con los demás.

¿Sientes rabia por no ser atendido por quien deseas que lo haga…?

¿Sientes obligación de responder a todas las preguntas y comentarios aunque no formen parte de tus hábitos ni compartas esa actitud?

¿Sientes culpa o malestar si no contestas o haces lo que el otro espera ansiosamente y que si no lo recibe muy posiblemente se molestará?

¿Te prostituyes a ti mismo en actitud y acción porque te considerarías culpable o responsable del malestar que el otro pueda sentir si no haces lo que se “supone” que estaría bien que hicieras, o lo que la otra persona espera que hagas?

¿Caes en la trampa de enviar comentarios, frases, mensajes que dan a entender que la respuesta, por parte del otro, es obligada pues si no lo hace lo cuestionará por ello?

Esto y mucho más…., son pruebas de que estás atrapado en esos patrones emocionales de víctima y victimario que te angustian cuando no sabes cómo romperlos, sobre todo porque eso implica tomar una actitud hacia el mundo muy diferente a la que estás tomando ahora. Todos, en algún momento de nuestras vidas, hacemos estos papeles (en mayor o menor grado) y, normalmente, de forma totalmente inconsciente.

La vida está llena de chantajes y manipulaciones de una forma, a veces, tan increíblemente sutil que quien esté totalmente atrapado en estos patrones no se dará cuenta y caerá en la trampa creyendo que está haciendo lo correcto al reaccionar como se espera que lo haga, en el caso de la víctima por ejemplo.

Víctima y victimario (emocionales) son las dos caras de la moneda que pueden darse la vuelta en cualquier momento. Uno creerá que está haciendo bien con su acción o reacción. Depredador de emociones y lo hace con la misma facilidad que la lluvia cae sobre la tierra mientras siga existiendo la fuerza de la gravedad. 

La gravedad de la manipulación y el chantaje que atrae con fuerza sometiendo la voluntad de muchos y padeciendo la de tantos otros.

La salida… QUERERTE a ti mismo y aprender a estar solo haciendote amigo de la soledad, y no su enemigo, sin que por ello tengas que creer que eres un desgraciado y una víctima de la vida cuando sólo son tus circunstancias creadas por ti mismo, seas consciente o no de ello.

La solución está en ti…, no fuera de ti.

Paz Akua