PIENSO LUEGO SUFRO. (Porque pensar demasiado hace daño.) por M. José Cabanillas

 

A- ¿Tienes una vida que te satisface?

B-Sí, en algunas cosas.

A- Entonces ahí sigues tus sentimientos, por eso eres feliz en esa área de tu vida. (ACTUAS DESDE EL AMOR), recuerda que cuando actúas desde el Amor, todo sale bien, nunca falla.
¿Hay algo que no te satisface en tu vida?

B-Sí...

A-Entonces ahí no sigues tus sentimientos. ACTUAS DESDE EL TEMOR…y las cosas no salen muy bien…

B-Pero no sé lo que siento, no sé cuál es la decisión desde el Amor.…

A-Sí lo sabes, pero tienes miedo… una vez que has decidido iniciar un nuevo camino que te hace feliz, la mente-ego puede aparecer moviendo hilos desde el miedo, de hecho suele aparecer…
Pero…Hay una fórmula mágica para tener claridad y saber desde donde estás tomando las decisiones y si serán decisiones que te harán feliz o infeliz.

B-Uf, que no sea muy complicado.

A-Es muy sencillo, ESCUCHA TU CUERPO.

El cuerpo, como todo lo demás que hay en la vida, es un espejo de tus creencias y pensamientos más íntimos. Cada célula responde a cada uno de los pensamientos que piensas y a cada una de las palabras que dices.
Yo he experimentando como el pensar en una opción determinada ante una situación, me provocaba literalmente nauseas, dolor de estomago…y me daba cuenta que ese no era el camino, o al contrario el pensar en otra alternativa diferente me hacía sentir muy feliz y por supuesto no sentía ningún dolor físico, al contrario sentía una energía desbordante, ese sí era el camino.

B- Como cuando estás enamorado, sí, o ¡cuando te sucede algo muy bueno y aunque te sientas mal físicamente se te van todos los males!

A-Has puesto unos ejemplos perfectos, como dice Osho…

"Cuando tienes el estómago lleno después de comer 
y ya no tienes apetito, 
el cuerpo dice: "¡Para!". 
La mente dice: 
"Por un poquito más de helado no pasa nada".
Cuando escuchas al cuerpo, 
todo se estabiliza. Habría que escuchar al cuerpo, debería ser el maestro".

B.-Lo probaré cuando me sienta confuso, pero a veces también me ocurre que ya sé lo que quiero en mi vida, me encantaría cumplir ese sueño… ser capaz de intentarlo al menos…pero…me da miedo…y…me siento un cobarde.

A-Tienes miedo como todos, y a todos nos cuesta salir de nuestra zona de confort y actuar, así que todos seríamos unos cobardes, olvídate de esa palabra, hacemos lo que podemos, pero sí es cierto que mirar atrás y arrepentirse de lo no hecho es una sensación muy amarga, tu miedo decidió por ti.
Y hay tantos miedos, al éxito, al fracaso, al amor, a la soledad, al dinero, a la falta de él…puede haber miedo a todo, pero hay que salir de ese círculo vicioso, aceptar tu miedo y actuar.

B-¿Aceptar mi miedo?

A- Sí, cuando te asalte un miedo se consciente de que está ahí, no luches contra él, por ejemplo, piensas: “No llego a fin de mes ¿qué voy a hacer?”, Respira, un par de respiraciones profundas para ir al momento presente, y deja de pensar en negativo, deten ahí ese diálogo mental dañino, seguidamente haz ho´oponopono.
Y cuando estés más tranquilo, ves pensando que acción puedes llevar a cabo para trascender tu miedo.

B-La primera parte la entiendo, dejo que venga el pensamiento de miedo pero no creo toda una película a raíz de ese pensamiento negativo y lo detengo en cuanto soy capaz, para ayudarme repito las palabras de ho´oponopono.

A-Exacto.

B-La acción…uf, me siento paralizado, no es tan sencillo.

A- Sí, a veces, no es tan sencillo, pero tampoco te lo repitas demasiado ni con la palabra ni con el pensamiento, no alimentes tu miedo.
¿Sabes qué ocurres cuando actúas?

Joseph Campbell dijo en una ocasión: 
“En el momento en que uno/a se compromete (a asumir un riesgo) la providencia se mueve también. Se habrán puesto en movimiento fuerzas que escapan a nuestro juicio. Desde los rincones del mundo irán, poco a poco, juntándose acontecimientos y sucediéndose hechos, y los milagros de la coincidencia harán que pase lo inevitable.”

B-¿De verdad es así?

A –No me creas, experiméntalo por ti mismo, yo lo he experimentado en mi propia vida y te puedo asegurar que es cierto, lo cual no me libra de los miedos, pero es como una espada mágica que utilizo para derrotarlos. El Universo nos pone, por decirlo de alguna forma, pruebas…. Y si confiamos y nos lanzamos al abismo, aunque sea temblando, nos da un premio, merecido por otra parte porque ¡¡¡vaya con los miedos!!!

Tampoco olvides que en el abrigo de tu Ser no hay miedos y ho´oponopono es pasar del ego al Ser, sal de tu mente, acepta tus miedos, mucho ho´oponopono, acción y mucha alegría, haz cosas divertidas…

B- ¿Hacer cosas divertidas? ¿Qué tiene qué ver con lo que hablamos?, y además cuando siento miedo no tengo ganas de hacer cosas divertidas, y si las hago, mis miedos, en alguna ocasión, siguen torturándome.

A-La mente puede entrometerse en cualquier momento, hasta en un momento alegre, es cierto.
¿Pero, dime una cosa, cuando haces algo divertido, algo que te agrada, no te sientes más contento y con la mente mas despejada, no te sientes más fuerte, más optimista?

B-Sí, eso sí…

A-Entonces mira por ahí…quizás sea el camino…haz cosas que te hagan feliz, hazte una lista si hace falta con todas las actividades que puedes llevar a cabo,¡¡¡ pero diviértete un poco!!!
Porque con esa vibración elevada los miedos van desapareciendo, cuando estás en el AMOR y sus emociones derivadas, como la alegría, no puede haber miedo.
Saca la fuerza para actuar, desde tu alegría, ( ACTUAR, no vayas a utilizar la diversión como evasión…(bueno en ese caso no sería una diversión real)

B-Sí entiendo, no se trata de escapar, se trata de coger fuerzas de los momentos de felicidad, la verdad es que hasta en las peores épocas de mi vida siempre ha habido momentos alegres…Pero…me doy cuenta que también tengo resistencias a veces para divertirme.

A-Ja ja. entiendo lo que dices, pero el tomar consciencia de algo ya es el 50% de la solución, deja de poner excusas y haz actividades divertidas, lo que a ti te de alegría.

B-Pero…

A- Llevamos mucho tiempo hablando, ¿ves? Es lo que tiene el ego nunca se cansa de los “pero”…”los debería”…a tu inquisidor interno no lo vas a convencer…si quieres amargarte la vida, solo has de reflexionar sobre el sentido profundo de cada cosa que estás viviendo, aún de la más hermosa, de esta forma bloqueas todo tipo de sensaciones placenteras… ¡¡¡siente más y piensa menos!!!! Y después ACTÚA, las acciones, fortalecen el espíritu, y cada vez te costará menos actuar…

B-Sí, pienso demasiado, y se trata de sentir, experimentar, actuar…y cuanto antes mejor.

A-Si, porque cuanto más tardes en actuar, antes olvidarás esta charla que no te habrá servido para nada, porque en realidad nunca se está “completamente preparado” y nunca hay un “momento adecuado”

Primero escucha tu cuerpo, para tomar la dirección adecuada para tu mayor bien, si surgen los miedos acéptalos, practica ho´oponopono, haz cosas divertidas, eleva tu vibración, llénate de fuerza y lánzate a lo desconocido, atrévete y ahí está la Divinidad para ayudarte (te lo has ganado) y algo bueno para ti saldrá de tu acción y te darás cuenta que la mente está enferma y que todo es mucho más fácil de lo que parece, no podemos subsistir robando sorbitos a la vida

Los niños, hasta cierta edad no tienen miedo…son alegres, actúan con rapidez, siguen su corazón…así que; saca a pasear a tu niño interior, porque: “Como niños entraréis al reino de los cielos…”

B-Espera, espera…pero eso que dices…tengo una duda…bueno varias dudas...es que quiero ir a lo seguro…yo creo que te equivocas en algo…

SILENCIO.

Pasado un tiempo B, empezó a notar la mente libre de sus fantasmas y pudo gozar de lo que definió como auténticos, “estados de gracia”, algunas dudas, miedos aún persistían, pero ya no tenían la misma fuerza.

M.josé Cabanillas.
www.golosinasparaelalma.com