El sufrimiento interior

Going-in-Circles-paint.png¿Sabes que la solución a tu sufrimiento interior no es luchar contra él?

Eres luz y tu sombra es tu creación, es un reflejo de tu forma. Al igual que toda lámpara, vela…, todo objeto que reciba luz por algún lado refleja una sombra…, tú también lo haces. 

En ella está todo lo que no reconoces, todo lo que ocultas, tanto lo que te agrada como lo que no, tanto tus dones o virtudes como tus debilidades o tu gran dolor y oscuridad. El dolor que escondas en la sombra se hará más grande si no dejas que la verdad de luz que eres lo ilumine de lleno.

Tu sufrimiento es el resultado de añadir drama a la parte dolorosa de tu sombra haciéndola más grande en lugar de atenderla sin hacer nada, sin reaccionar. 

Las experiencias que te remueven y sacan como suelen decir “lo peor de ti”, es lo mejor que te podría pasar porque es la oportunidad perfecta para ver esa sombra dolorosa y empezar a comprender el beneficio que tiene el aprender a pararte, estar en quietud y sutilmente conectado con esa profundidad infinita que eres para poder permanecer ahí observándola

Comprender y amar tus miedos, pero sin aceptar ni reaccionar a su lenguaje abrumador, es tu liberación porque será tu luz quien los mire y no tu oscuridad, entendiendo por ésta como el ojo que no ve, estar ciego de ti mismo.

Tu sombra no puede existir sin tu luz, el poder lo tienes tú. Permite que se exprese sin resistirte a ella y dejarla ir con amor. Ese amor que es la verdadera fuerza, es la observación incondicional sin resistencias, sin muros…

De esta forma, hasta tus más grandes temores tendrían su final y sólo necesitarías de este mismo instante.