A Todo aquello a lo que me apego en exceso...

Fecha real del artículo: 30/10/2016

“A todo aquello a lo que me apego en exceso le estoy dando las riendas y el poder de mi felicidad, muchas veces, de mi vida”

“No me digas que eres feliz porque tienes tal o cual cosa, tal o cual relación, tal o cual profesión, casa, amigos… Dime que eres feliz porque te aceptas tal y como eres sin necesidad de que te acepten, aprueben ni de poseer tal o cual cosa, persona, profesión, casa, etc.”

Podemos depender de algo, así como dependemos del panadero, del cartero, del repartidor de bombona, etc. Eso son estructuras para la forma de vida que llevamos pero si nos APEGAMOS demasiado de forma que, creemos que no seremos felices si un día nos falta algo de eso…, entonces no solo estaremos fastidiados por la incomodidad que nos pueda suponer esa falta sino que, además,  nuestra felicidad se verá alterada porque dependerá de la estructura de vida a la que estamos apegados. 

Puedo aceptar que esto sea así y no desee cambiarlo ¿Por qué iba a hacerlo? Es calidad de vida (estoy de acuerdo con eso) pero siempre será mejor no mentirme a convencerme de que no es así cuando sí lo es.